mapa web | aviso legal
Vías Verdes de Andalucía

     Programa español de Vías Verdes
 

Twitter - Vías Verdes de Andalucía Facebook - Vías Verdes de Andalucía Canal youutbe - Vías Verdes

 

Logotipo Vías Verdes

Logotipo Vías Verdes
 

Presentación

Las Vías Verdes son antiguos trazados ferroviarios en desuso reutilizados como itinerarios no motorizados aptos para ser recorridos caminando, en bicicleta o en patines. Estas infraestructuras son idóneas para la práctica de un turismo activo y sostenible, contribuyen a la movilidad sostenible y a la conservación del medio ambiente, promoviendo una vida sana en los ciudadanos, a la vez que la recuperación del patrimonio ferroviario y el desarrollo local. Las Vías Verdes ofrecen condiciones de máxima accesibilidad, facilidad y seguridad, garantizando su utilización por parte de todo tipo de usuarios, incluidas las personas con movilidad reducida (niños, ancianos, personas con discapacidad física...).

La creación del Programa español de Vías Verdes del año 1993, cuando el entonces Ministerio de Obras Públicas, Transportes y Medio Ambiente puso en marcha acciones encaminadas a reutilizar las líneas férreas abandonadas. El Ministerio, junto con Renfe y Feve, encargó entonces a la Fundación de los Ferrocarriles Españoles (FFE) la elaboración del “Inventario de Líneas Ferroviarias en Desuso”, en el que fueron analizados más de 7.600 km de líneas férreas en las que había cesado el tráfico de trenes. Se encomendó a la FFE (Fundación pública de ámbito estatal) la coordinación y dinamización del Programa Vías Verdes, la cual registró la marca y denominación de “Vías Verdes”, restringiendo su uso a los antiguos trazados ferroviarios.

Las primeras Vías Verdes puestas en marcha en España fueron la de Girona-Olot (Cataluña) y la Vía Verde de la Sierra, que discurre entre las provincias de Cádiz y Sevilla. Actualmente existen cerca de 2.100 km de Vías Verdes distribuidas en más de un centenar de itinerarios por toda la geografía española.

Más información : www.viasverdes.com

Desarrollo local en torno a las Vías Verdes

Las vías verdes se encuentran en una fase de consolidación de las 102 vías verdes operativas que existen en España, y de puesta en marcha de nuevas iniciativas sobre una parte de los 6.000 kilómetros de trazados ferroviarios que permanecen en desuso. Las vías verdes españolas han demostrado que son unos recursos excelentes para promover el turismo sostenible, el ocio saludable y la movilidad no motorizada en las comarcas por las que discurren, contribuyendo a la creación de empleo local y a la fijación de la población en el medio rural.

Se están poniendo en marcha importantes acciones promocionales que pretenden posicionar a las Vías Verdes españolas como recursos turísticos de calidad, atractivos y accesibles, tanto para los turistas nacionales como extranjeros. Las Vías Verdes contribuirán a situar a España entre los primeros destinos mundiales del turismo en bicicleta.

Diversas administraciones españolas, junto con la Fundación de los Ferrocarriles Españoles (FFE, fundación pública que coordina y dinamiza el programa de Vías Verdes a nivel estatal e internacional desde 1993), impulsa nuevos proyectos para la puesta en valor de las vías verdes existentes y la generación de riqueza y empleo local, algunos de ellos con financiación de la Unión Europea. Hay que destacar que en Europa se está prestando cada día una mayor atención al desarrollo de las vías verdes, y de las infraestructuras no motorizadas en general.

Las inversiones públicas que requieren las vías verdes para su construcción y conservación son relativamente modestas y su amortización casi inmediata: la inversión realizada en construir una vía verde puede ser amortizada en un año.

Es difícil mencionar cifras de uso para el conjunto de las 102 vías verdes españolas, pero está confirmado por parte de los gestores y promotores de todas las vías verdes que la tendencia evolutiva es ascendente, es decir, se va aumentando paulatinamente el número de usuarios, demostrando que son equipamientos muy apreciados por la población local y por los visitantes y turistas. Por citar un caso: la Vía Verde de la Jara (Toledo) registró 17.000 usuarios en 2010, que en 2011 ascendieron a 35.000, y en 2012 superaron los 60.000 usuarios.

Según datos facilitados por los gestores de las vías verdes que disponen de sistemas de contabilización de usuarios : en el año 2013 se superaron en la Vía Verde del Noroeste (Murcia) y la Vía Verde de la Sierra (Cádiz-Sevilla) los 100.000 visitantes anuales, mientras en la Vía Verde de la Subbética (una de las más largas de España, pues tiene continuidad en la Vía Verde del Aceite a través de Jaén: 120 km) se alcanzaron sólo en el tramo cordobés los 200.000 usuarios/año. Los 120 km de las Vías Verdes de Girona registran un elevado nivel de utilización, estimándose en ella 1.500.000 usos/año.

Características básicas del programa

Cualidades y atractivos

El diseño de las Vías Verdes optimiza las ventajas cualitativas de los trazados ferroviarios sobre los que se desarrollan: suaves pendientes y amplias curvas. Ello proporciona a las mismas un máximo grado de FACILIDAD y COMODIDAD en su recorrido. Esta suavidad del trazado ferroviario garantiza una ACCESIBILIDAD UNIVERSAL: no es preciso un esfuerzo físico importante para recorrerlas.

Su discurrir, alejado de las carreteras, les proporciona un elevado nivel de SEGURIDAD. Las Vías Verdes eliminan el enorme riesgo de accidentes de tráfico que sufren ciclistas y caminantes cuando practican sus aficiones o satisfacen sus necesidades de movilidad, en las carreteras y vías urbanas. Como norma general los cruces de las Vías Verdes con carreteras de un cierto nivel de tráfico se solucionan mediante pasos a diferente nivel, que se aprovechan para diseñar pasarelas o pasos inferiores que garantizan plenamente la seguridad, y que ofrecen además una agradable apariencia estética.

Las obras de acondicionamiento de las Vías Verdes también incluyen la reconstrucción de antiguos puentes y viaductos para salvar los cauces de los ríos, ya sea respetando la tipología del antiguo puente ferroviario o bien mediante la creación de vistosas pasarelas de diseño.

En las intersecciones al mismo nivel que puntualmente se producen entre las Vías Verdes y otros viales de tráfico motorizado, se coloca señalización y restricciones al paso de vehículos a motor. Queda así preservada la integridad física y la tranquilidad de los usuarios.

Por otro lado, la reutilización de antiguas infraestructuras ya existentes garantiza su perfecta integración en el paisaje. No se produce una nueva intervención en la naturaleza, ni el consiguiente impacto ambiental. Los túneles son ahora galerías iluminadas que facilitan el paseo de ciclistas y caminantes. La iluminación sólo se instala en los túneles de gran longitud.

El Programa Vías Verdes brinda una excelente oportunidad para poner en activo el valiosísimo patrimonio ferroviario que está actualmente en desuso, y que es mayoritariamente de titularidad pública. Además, permite la interconexión de espacios naturales, enclaves culturales y núcleos de población, mediante corredores accesibles y públicos.

Por otra parte, las Vías Verdes calificadas como periurbanas por su proximidad a ciudades, en cuyos cascos urbanos penetran muchas veces, se convierten en un equipamiento deportivo y recreativo, a la vez que proporcionan un medio de desplazamiento no motorizado entre la periferia y el centro urbano.

Señas de identidad

La adecuación de las Vías Verdes consiste, básicamente, en facilitar las condiciones de tránsito sobre estas plataformas ferroviarias y dotarlas de elementos de protección e información. La señalización ha sido concebida específicamente para éstas, para recordar el origen ferroviario de estos itinerarios. Por ello, se utilizan las antiguas traviesas de madera como soporte para los hitos kilométricos.

Existe un logotipo y una señalización única, que sólo puede ser utilizada para estas Vías Verdes, y que está conformando una "imagen de marca" claramente identificada para estas infraestructuras.

"VÍA VERDE" es una marca de calidad registrada y patentada por las Vías Verdes de España desde 1995, cuyo uso está restringido a los itinerarios que discurren sobre antiguas infraestructuras ferroviarias.

La existencia de un programa de ámbito nacional, obliga a establecer unas normas de UNIFORMIDAD en el diseño de las Vías Verdes, especialmente en los niveles de calidad que se ofrecen al usuario. Esta homogeneidad está complementada por la DIVERSIDAD que existe entre las distintas rutas, que ofrecen unos valores paisajísticos muy diferentes entre sí.

Impulso del desarrollo rural

El concepto de Vía Verde comprende, no sólo el acondicionamiento del trazado ferroviario, sino también la instalación de servicios y equipamientos complementarios: restauración, alojamiento, alquiler de bicicletas, ecomuseos, etc.

Éstos se sitúan, siempre que es posible, en las antiguas estaciones ferroviarias, rehabilitadas con este fin. Esta rehabilitación suele realizarse a través de políticas nacionales o regionales de creación de empleo (Escuelas Taller, Casas de Oficio...), de desarrollo rural y de implantación de nuevas formas de turismo activo y de calidad.

Las Vías Verdes están potenciando novedosos recursos turísticos en zonas rurales, impulsando la creación de nuevos servicios para los visitantes, fomentándose con ello la creación de empleo y propiciando la dinamización socioeconómica del medio rural. En definitiva, se trata de un programa que apuesta por la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos y por el desarrollo sostenible.

Participación y consenso

El éxito del Programa Vías Verdes está determinado, en gran medida, por el grado de CONSENSO y PARTICIPACIÓN mostrado por todos los sectores implicados en el desarrollo de cada una de ellas.

Inicialmente, la puesta en marcha y la gestión de dichos servicios suele estar promovida desde la iniciativa pública, si bien en fases posteriores es esencial la activa participación del sector privado. Las Vías Verdes constituyen un modelo de eficaz COLABORACIÓN ENTRE EL SECTOR PÚBLICO Y PRIVADO, puesto a disposición de los ciudadanos, quienes las disfrutan activamente.

 

 
         vvandalucia@us.es