La Vía Verde de los Montes de Hierro vertebrará toda la oferta turística vinculada al Hierro en Las Encartaciones (Bizkaia)

Esta Vía Verde de 42 kilómetros, discurre a lo largo de varios trazados de antiguos ferrocarriles mineros, entre panorámicas forjadas por los yacimientos a cielo abierto. Así se pretende integrar en un único producto la oferta turística de Las Encartaciones y dotarla de un hilo conductor: el pasado industrial y la extracción de hierro.

Foto Noticia
15/09/2016

01/10/2016
 
Enkartur, la asociación de promoción de turismo de Encartaciones, trabaja en armonizar la oferta turística vinculada a la industria en torno a un itinerario, “La Ruta del Hierro”, que sumará museos y atracciones, rutas de senderismo y empresas del sector para recuperar la memoria fabril y contribuir a la revitalización de este territorio que cuenta con grandes recursos.
 
Los fértiles montes de Las Encartaciones históricas, lugar donde junto a los frondosos bosques y las grandes praderas que daban sustento a una importante cabaña de ganado doméstico, albergaban en sus entrañas un tesoro mineral que ha sido explotado desde la antigüedad por diferentes culturas. Las ferrerías de agua o la posterior industria siderometalúrgica han utilizado durante siglos la vena de hierro para elaborar todo tipo de objetos y herramientas dejando tras de sí un paisaje humanizado que se pretende vertebrar como si se tratara de un libro abierto de la historia del hierro en Bizkaia. 
 
Y así la Ruta del Hierro se ha diseñado en torno a tres grandes puntales unidos por la Vía Verde de los Montes de Hierro: el Museo de la Minería del País Vasco (Abanto-Zierbena), la Ferrería El Pobal (Muskiz) y Torre Loizaga (Galdames), la mayor colección privada de Rolls-Royce de Europa. 
 
Oferta estructurada
 
En el recorrido pueden encontrarse otros lugares de interés, como el Museo de Las Encartaciones, el Castillo de Muñatones o el Centro de Interpretación Peñas Negras. Existen, radicadas en la zona, empresas de alquiler de bicicletas, de paseos a caballo y experiencias infantiles que permiten recorrer la ruta de formas variadas y con niños. Además, la gastronomía y el txakoli gozarán de su propio espacio, con la posibilidad de visitar algunas bodegas.
 
“Se trata de atracciones muy distintivas que no pueden encontrarse en cualquier lugar”, explica Koldo Santiago, director de Enkartur. “Esta estrategia de promoción conjunta, enmarcada dentro de una gran ruta, nos permitirá realzar aún más su valor individual y llegar a un mayor número de personas”, indica.

“Articular una oferta coherente, bien nutrida y dirigida al público adecuado puede animar a visitarnos a personas que de otra manera no encontrarían suficiente aliciente para desplazarse”, apunta el responsable de Enkartur, quien remarca que la iniciativa contribuirá al desarrollo del sector en la comarca, muy por debajo aún de su potencial.
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Como hemos dicho siempre, las vías verdes deben ser las espinas dorsales que den vida y pongan el valor todos los recursos que ofrecen los territorios que las atraviesan.